"Alicante, la casa de la primavera. - Wenceslao Fernández Flórez"

Breaking News

Antiguo Hospital de la Caridad de Elche (siglo XV)

 
Hospital de la Caridad emplazado en el Carrer Major de la Vila (siglo XV) y en la Corredora (desaparecido, 1564-1841).

Como símbolo de modernidad y señal de que en la villa de Elche, el cambio ideológico y social que se extendía por toda Europa desde mediados del siglo XV comenzaba a dejar su huella, nos encontramos con la construcción de hospitales y asistencia a los enfermos de una forma en la que no sólo actúan las órdenes religiosas, sino que se involucra el Concejo en una época en la que la presencia de enfermos y mendigos por las calles comienza a verse como algo vergonzoso.

La idea había sido propuesta a mayor escala desde la política de los Reyes Católicos, que vieron en  la construcción de hospitales como el de Santiago de Compostela y el de la Santa Cruz de Toledo, un vehículo para la proyección de sus ideales de modernidad.
En la materialización de estos ideales políticos, entraba a su vez la puesta en práctica de los avances que se estaban llevando a cabo en la ciencia y la sanidad, desarrollándose una nueva tipología de edificio destinado a hospital.

Anteriormente, los hospitales se solían construir en el interior de los conventos, siguiendo la tipología de planta basilical similar a la de las iglesias con tres naves con un altar al fondo para que los enfermos pudiesen seguir la Eucaristía desde sus camas.
Los hospitales se ubicaban también en edificios preexistentes de forma irregular o en el ala de alguna de las crujías de los conventos, sin tenerse en cuenta las mínimas condiciones de ventilación y salubridad. A partir del siglo XV, se irá implantando paulatinamente la planta cruciforme, que ofrecía una mayor ventilación, con presencia de varios patios concebidos como la solución más adecuada para la nueva tipología de hospitalaria.

Encontramos hospitales que siguen esta distribución ya en el siglo XIV, como es el caso del hospital de Santa Maria Nuova de Florencia, fundado en 1286 y reestructurado con la nueva disposición de planta cruciforme en 1334. La definición de esta tipología vendría de la mano del arquitecto Antonio Averlino di Pietro (Florencia, 1440 ca.- Roma, 1469?), más conocido como Filarete, una de las típicas personalidades que encarnan el ideal de hombre del Renacimiento ya que además de arquitecto fue ingeniero, escultor y autor de tratados sobre teoría de la arquitectura.
El Ospedale Maggiore de Milán, construido entre 1456 y 1465, con su planta cruciforme, responde a la perfección a los nuevos planteamientos emanados de los avances en las medidas higiénicas, surgiendo un modelo tipológico que pone en práctica algunos de los planteamientos de los textos científicos de autores clásicos como Hipócrates que recomiendan una serie de medidas que coincidían con las preocupaciones sanitarias del hombre renacentista.
El modelo propuesto por Filarete de edificio articulado en torno a dos crujías que formaban una cruz griega a partir de la cual, se articulaban cuatro patios, podía agrandarse añadiendo crujías, o reducirse en menos número, como se hizo en el hospital de la Corredora de Elche en 1564.


El Hospital de la Caridad y Beneficencia de Elche, se ha situado a lo largo de los siglos en tres emplazamientos diferentes. El primer hospital del que tenemos referencia se encontraba entre la cárcel y la ermita de San Sebastián, quedando restos de su fachada en la actual Casa de la Festa. No obstante, tenemos constancia de la existencia de instituciones hospitalarias en Elche desde el siglo XIV. La primera referencia a un hospital en la villa medieval la encontramos en el Cabildo del 17 de abril de 1380, donde se menciona a un tal Antonio Esclapez que dejó  bajo testamento ciertos bienes para ayuda y sostenimiento de un hospital ya existente, ante la imposibilidad de poder financiar la construcción de uno nuevo.

Este dato nos indica que el hospital al que se hace referencia habría sido construido en una fecha bastante anterior a 1380 o bien, que dicho hospital se habría instalado tras la Reconquista en un edificio preexistente; se han encontrado numerosas muestras de instrumental quirúrgico en diferentes yacimientos arqueológicos de la provincia de época islámica con lo cual, es posible que de igual modo que tras la Reconquista se aprovechasen y reutilizasen edificaciones preexistentes como viviendas, baños e incluso mezquitas reconvertidas a templo cristiano, se podría haber utilizado un edificio de la Elche islámica para destinarlo a hospital.

El cabildo del 26 de abril de 1489, indica que se estaba construyendo la ermita de San Sebastián en el Carrer Major, junto al hospital, conformando estos edificios una disposición urbanística que se conserva en la actualidad. Se ha conservado la fachada de este hospital aunque con notables alteraciones. Responde a la tendencia purista del renacimiento español definida por una gran sobriedad decorativa, fórmula que encontrará su máxima expresión un siglo más tarde en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, donde el purismo decorativo de Juan de Herrera ejercería una notable influencia en la arquitectura barroca del XVII.

La disposición de los vanos adintelados destaca sobre el paramento liso del muro construido con pequeños sillares de piedra caliza. El cuerpo inferior se resuelve a base de vanos rectangulares enmarcados por sillares. El vano de la entrada se encuentra enmarcado por un arco ciego de medio punto con dovelas que hacen destacar la clave central.
Del cuerpo superior destaca la decoración del que fue el balcón central ya que actualmente, las fuertes reformas a las que se ha sometido al edificio que se muestra hoy muy seccionado, han hecho que se haya perdido por completo el eje simétrico. Este balcón se encuentra enmarcado por molduras, guardapolvos y columnas adosadas de fuste ligeramente estriado sobre ménsulas de hojas de acanto. Los capitales sustentan un friso de sabor clasicista con una decoración en relieve resuelta con eslabones de cadena y un putti con flechas y carcaj en el centro, motivo muy difundido en el arte renacentista aunque aquí no muestra mucho decoro en cuanto a simetría y proporción.

El hospital funcionó en su emplazamiento del Carrer Major hasta 1564, fecha en que por los evidentes motivos de salubridad (se empieza a tomar conciencia del riesgo que supone tener un hospital enclavado en el corazón de la villa), fue trasladado a la Corredora, acordándose la venta del antiguo edificio, propiedad del Concejo. El Hospital de la Corredora se construyó a partir de la donación que hiciera en 1514 Pedro Ferrández de Mesa, quien deja en su testamento 15.000 sueldos para la construcción de un nuevo hospital.

A esta suma, hay que añadir la recaudada por la venta del antiguo edifico. Se situó en una zona extramuros en el área de la parroquia de El Salvador. Según Pedro Ibarra, el hospital se articulaba a base de cuatro crujías dispuestas en torno a un patio central, simplificando la disposición del modelo de Filarete del Hospital Mayor de Milán. La fundación de hospitales se convirtió a lo largo del siglo XVI en un fenómeno generalizado en el que participaban conjuntamente Iglesia y Concejo y al que se acompañaba la fundación de cofradías para asistir a los enfermos o enterrar a los muertos. Estas cofradías solían fundarse bajo la advocación de la Virgen o de San Juan de Letrán, especialmente a partir de 1534.

La iglesia gótica del convento de la Merced, disponía también de una capilla dedicada a San Juan de Letrán, aunque la orden mercedaria no se dedicaba a la asistencia de enfermos. Junto al hospital de la Corredora se encontraba la ermita de la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, que albergaba cinco imágenes de gran devoción: Nuestro Señor atado a la columna, un Ecce Homo, un Cristo con la Cruz a cuestas, un Crucificado y la imagen de Nuestra Señora de la Soledad.
Estas imágenes participaban en la procesión del Viernes Santo. Atendiendo al número de esculturas y la importancia que se le da a dicha imaginería por su participación en la procesión del Viernes Santo, es de suponer que esta ermita tendría unas dimensiones mayores a otras existentes en la villa con una disposición de nave única con cuatro capillas entre contrafuertes donde se dispondrían las imágenes, estando probablemente ubicada la imagen de Cristo Crucificado en la capilla mayor.

En 1841, el hospital de la Corredora fue trasladado al desamortizado convento de San José sin que haya quedado ningún resto de este edificio a excepción de la tan venerada imagen del Cristo de Zalamea, ubicado actualmente en la capilla anexa a la iglesia de San José y que estuvo en un nicho de la fachada del Hospital de la Corredora. La campana de la espadaña de la iglesia de San José, perteneció también a la ermita que había adosada al hospital de la Corredora.

Fuentes: Nieto, Víctor / Morales, Alfredo J. / Checa, Fernando. Arquitectura del renacimiento en España, 1488-1599. Cátedra, Madrid 2001. // Grupo Ilicitano de Estudios Arqueológicos en Poblad. Elche 10, 1988. // Ibarra y Ruiz, Pedro. Historia de Elche. Elche 1982. // Gutiérrez-Cortines Corral, Cristina. Renacimiento y Arquitectura Religiosa en la antigua Diócesis de Cartagena. (Reyno de Murcia, Gobernación de Origuela y Sierra del Segura). Murcia 1987. // Perpiñán, Salvador. Antigüedades y Glorias de la Villa de Elche. Edición de de Vicent J. Escartí y Gabriel Sansano. Ajuntament d’Elx, Elche 1995.

REDACTADO POR: Jue, 21/03/2013 - 10:45 -- Rafael McEvoy                   © Web del Autor →
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

La Ruta Mágica de Bocairent y Les Covetes dels Moros.

Hoy os proponemos una nueva aventura, visitar el pueblo de Bocairent y hacer la Ruta Mágica que recorre su casco antiguo. En esta ruta descubrirás lugares tan curiosos como Les Covetes dels Moros, la Ermita de Santo Cristo o La Cueva Nevera de San Blas.

Fabrica de El Neblí.

El origen de esta marca está en Tavernes Blanques (Valencia), allí se fabricaba "la Huertana" al menos desde 1950. Esta empresa fue comprada por el Águila y en 1958 inició la construcción de la fábrica alicantina, que entró en funcionamiento en 1961 en el barrio la Florida. La marca "Huertana" fue sustituida por "el Neblí "en 1961 . La marca se mantuvo en producción entre 1961-1968 y desde ese año hasta 1986 la factoría se convirtió en la factoría núm. 9 del Águila. Creo que la marca "el Neblí" continuó fabricándose después de la plena integración de la factoría dentro de la estructura del Águila.

Por cierto, el Neblí es una variedad del norte de Europa de halcón peregrino.Y el nombre procede de un texto del Canciller López de Ayada escrito en su Libro de Cetrería hacia el año 1386. Dice literalmente:

"E estando yo en Alicante, que es en Aragon, ribera dela mar, llego ay una nao que venia de la Berveria y traya muchos de los alfaneques, e conpre dellos, e el señyor e maestro dela nao diome uno que dizia el que era entreçele, e en verdat el talle e manos e rostro era de tagarote, mas las plumas e su color era de alfaneque; e tovelo gran tiempo, e yo non cure de fazer del al salvo perdiguero, e aquello que fazia el muy bien, e era muy ligero (VII, p. 79).

E yo vi en casa del Rey don Pedro un alfaneque torçuelo muy pequeñyo que llamavan Picafigo, e fuera [de don Enrrique Enrriquez], e matava bien asy un par de anades sin compañia, como un nebly, e matava cuerva prieta (VII, p. 80)." 


El botellín del "Neblí" que presentamos es de tercio, con la leyenda "Fábrica de Cervezas, El Neblí Alicante" y en el reverso "Especial".


Esta foto es del foro Alicante Vivo, uno de los últimos carteles de la marca.


Publicado por Javier en 16:43   sábado, 26 de febrero de 2011                         © Web del Autor →
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

Historia del turrón y Figueras Pacheco.


EL DÍA QUE TOCARON LAS NARICES A FIGUERAS PACHECO… CON EL TURRÓN


“Por aquellos tiempos, el Rey contrajo matrimonio con una princesa escandinava, por lo cual ésta tuvo que venir a estas tierras dejando atrás su frío país de origen. La princesa se sintió muy triste al no poder disfrutar de los bellos paisajes de su país llenos de nieves perpétuas. El rey, desesperado por ver a la nueva reina decaída, para evitar su tristeza, tuvo la idea de plantar por todos sus territorios, alrededor del castillo, miles de almendros. De este modo, cuando los almendros florecieron, sembraron el paisaje de tonalidades blancas, de tal modo que todo parecía nevado, y la princesa volvió a recuperar su felicidad. Los habitantes de Jijona, a partir de ese momento, aprendieron a recoger los frutos de los almendros y a tratarlos, elaborando así las primeras muestras de turrón y derivados”



(Leyenda extraída de la web Turrones y Dulces)


La historia del turrón, aunque clara y conocida por todos los alicantinos, no está exenta de leyendas negras o falsedades.
Una de ellas, la que sitúa su origen en Barcelona ,durante la Peste Negra, tocó (y mucho) las narices al bueno de D. Francisco Figueras Pacheco.
Y mira que tenía que ser dificil enfadar a este ilustre Cronista.
Os lo contamos, tal y como lo relató Emilio Soler en su sección Pretérito Imperfecto, del Diario Información de Alicante, el 6 de abril de 2003.


Antes de nada, debemos fijarnos de nuevo en la figura de Francisco Figueras Pacheco, Cronista Oficial de Alicante desde 1908 hasta 1960, fecha de su fallecimiento en su vivienda del barrio de Benalúa. Su repentina ceguera a una edad muy temprana no le impidió ser uno de los precursores de la arqueología alicantina y autor de múltiples obras históricas. Entre ellas, una titulada “La sabrosa historia del Turrón primacía de los de Jijona y Alicante”.

Pacheco comenzó su relato con mucho humor, citando a uno de los personajes más famosos de la literatura de Gabriel Miró: Sigüenza. Recordó cuando entró el propio Sigüenza (Miró) en una pastelería de Barcelona, y vio “los muros de turrón, ya en cajas, ya en su dorada desnudez con sus lunares de canela”. Una conversación con el dueño de la pastelería llevó a nuestro personaje a conocer que el origen del turrón se remontaba, según los barceloneses, al año 1703, cuando hubo una terrible epidemia de peste negra en la Ciudad Condal , que fue una ruina para el gremio.


Los dulceros catalanes decidieron entonces abrir un concurso de pasteles “ofreciéndose recompensa a los de gusto más regalado que puedan resistir un mes sin malearse y que tengan la semejanza de piedra”; y claro, como eran catalanes, también dijeron en las bases “que vendido al precio de todos los pasteles, dejen un beneficio del cincuenta por ciento”.
Poderoso Caballero Don Dinero.

Sigüenza escuchó incrédulo el final de la historia: “participaron trece gremios; y triunfó Pablo Turrons. El pastel tiene una cabal semejanza con un pedazo de piedra de granito, está hecho de miel, de avellanas y de piñones…”
En ese punto retomó Figueras Pacheco la historia, proponiéndose demostrar que la cuna del turrón era Xixona y Alicante, y no Barcelona.

Vamos…., en otras palabras, que la explicación del pastelero barcelonés le toca las narices


“Su prestigio no data de cuatro días, sino que es ya varias veces centenario. La fama de nuestro sabroso compañero del pavo, peina canas tan abundantes y tan blancas,como la nieve de Mariola y de la Carrasqueta, en cuyo torno se elabora por miles de quintales, nuestro dulce más típico de Navidad”.

Figueras Pacheco recordaba la composición de los antiguos turrones, citando la obra del Déan Bendicho “Crónica de la Muy Ilustre, Noble y Leal Ciudad de Alicante”, escrita en el siglo XVII y que permaneció inédita hasta 1960: “el turrón que comúnmente dicen de Alicante, fabrícase sólo de miel y almendras, parecen sus trozos jaspes blancos”.

El propio Figueras remachó su aseveración: “hubo un tiempo que llamaríamos la edad de oro de los turrones, en que estos no estuvieron compuestos más que de almendras y miel. Cuando las primeras entraban machacadas en la pasta, el turron se llamaba de Jijona; y cuando sólo se reducían a trozos, se le llamaba de Alicante. El primero blando; el segundo duro. Se les sigue llamando así a los típicos de una u otra clase”. 

No contento, Figueras Pacheco hizo un repaso a todos los documentos que encontró en el Archivo Municipal de Alicante y que nos hablaban maravillas de la industria turronera alicantina en el siglo XVII, incluido un pleito contra el Colegio de la Cera de Valencia, que pretendía incorporar a los confiteros alicantinos a su organización y someterlos a sus estatutos.
Pero había más.

Mostrándonos sus conocimientos, don Francisco rescató una obra teatral de Lope de Rueda (1505-1565), “Los lacayos ladrones”, en la que el protagonista se pasaba el día repartiendo golpes entre sus criados porque “se le habían comido el turrón de Alicante que tenía guardado en su escritorio”.
Así pues, que no nos toquen nuestro producto más característico.

Parece más que evidente que durante el reinado de Carlos V el turrón ya era famoso por estos lares.
Así fue.
Y así erá siempre
(CC) Asociación Cultural Alicante Vivo | www.alicantevivo.org
PARA CONTINUAR LEYENDO ESTE Y OTROS ARTICULOS DIRIGIRSE A:
https://alicantevivotest.wordpress.com
REDACCION: alicantevivotest Just another WordPress.com site

ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

El lenguaje popular de la Vega Baja.

Vecinos de la Vega Baja (fuente: blog http://www.almoradi1829.blogspot.com. )
El lenguaje popular de la Vega Baja (Catral) de primeros del siglo XX
Que Alicante es tierra rica en acentos y hablares es un hecho consabido. En nuestra provincia han convivido históricamente castellano y valenciano en pacífica co-existencia, trifulcas políticas aparte, enriqueciendo ambos con multitud de términos y variantes idiomáticas autóctonas.

Derivaciones tales como el alacantí – dialecto vernáculo de l’Horta d’Alacant – o los marcados acentos de origen mallorquín en la sierra costera del norte de la provincia (Callosa d’Ensarriá, Tárbena, Confrides…) o de origen catalán (Foia de Castalla y Alcoy) forman parte de nuestra cultura y tienen un firme arraigo antropológico en nuestra historia.

Una de estas derivaciones tiene su lugar natural en la comarca de la Vega Baja – huertica, como allí se dice -. Profundamente influenciado por el dialecto murciano, se trata de un habla popular que, alejado de academicismos y arqueologías bibliográficas, tuvo su origen en y por sus gentes, transmitiéndose de forma oral entre generaciones junto con el resto de su arraigo cultural y tradiciones históricas – gastronomía, canciones, chascarrillos, fiestas, leyendas…-. 
Por indicación expresa de la fuentes en las que nos hemos inspirado, evitamos expresamente utilizar el término “panocho“, que en esta tierra es un adjetivo peyorativo, tal y como perciben los franceses el término “gabacho“, por poner un ejemplo entendible para todos.

Es nuestro afán por dar testimonio de la riqueza cultural que tenemos en nuestra provincia, y el eco que ésta tiene en nuestro lenguaje. Y, dado que, como comúnmente se dice, para muestra, un retal, os traemos un curioso, divertido e interesante ejemplo extraído de una narración popular redactado por José María Cecilia Rocamora, miembro de la Asociación de Investigadores Locales de Catral, en el que se recogen muchas y variadas expresiones y acepciones propias del hablar de nuestros paisanos del sur.
CON OTRO ASENTO

“Amigos toos, Un servior vie dende Catral, “Poerta la Vega Baja” y roal ande las destinsiones del antiguo hablar e sus gúertanos son prensipalmente tres:
Primera: el siseo, que se trata que la lletra S tie tanta juersa qu´n jamás premite que se sienta ni a la Ç ni a la Çeta.

Sigunda: los delustraos le isen sinalefa a lo que´s una jalaúra e las lletras a, e, i, o, u u, cuando s´arrejuntan dos, saliendo siempre la e, la más prejudicá.
Tersera: está´s la más defísil d´explicaúra, y es que la S, cuando sal´alante d´otras que no sean a, e, i, o, u u, pos pae que se sufoque u le falte sangre p´haserlo como´s debío. Un suponer, lo que bien dicho se iría ESPAÑA, nusotros esimos EsPAÑA.

Y´en dispués e too´sto, a lo que famos, sus leo mi pasaje que´ntitulo: ¡Qué viajesico!”

A continuación, dejamos el texto íntegro de este curioso relato a disposición de quien desee leerlo: 

Qué viajesico
El lenguaje popular de la Vega Baja (Catral) de primeros del siglo XX
Publicado el 23 diciembre, 2014 por Victurs La Millor Terra del Mon
ORIGEN DEL ARTICULO: https://lamillorterradelmon.com/2014/12/23/el-lenguaje-popular-de-la-vega-baja-catral-de-primeros-del-siglo-xx/
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en Alicante en la Mochila son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.
 


Hola, Bienvenid@!

Siguenos tambien en las redes sociales.



¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas Publicaciones.

Sólo ingresa tu correo para suscribirte.