Olvidar para volver a empezar.

Necesitamos olvidar esta forma de hacer ciudad de estos últimos años, acabada afortunadamente como las personas que lo han dirigido, para volver a empezar otra vez a creer en nuestra ciudad en sus ventajas y en sus inconvenientes y volver a la senda de la competitividad turística, de servicios e industria, para conseguir una ciudad mucho más habitable y visitable, mejorando el bienestar y la empleabilidad de sus ciudadanos y convirtiéndola en el orgullo de su rica y bella provincia.

El brasero de la abuela.


Allí pasábamos muchas tardes,la radio, el brasero y nosotras….